La crisis llega a La Sagrera

Cuando parecía que lo peor ya había pasado y ya se había encontrado la rebuscada forma de poder financiar la nueva estación de La Sagrera, el “tijeretazo” anunciado la semana pasada por Zapatero parece que vuelve a hacer tambalear esta necesaria infraestructura para la zona. Hoy, el ministro Blanco ha anunciado que con toda probabilidad la nueva estación se retrasará por lo menos un año más y ya veremos lo que nos deparará el futuro porque se empieza así y con el tiempo se acaban cargando el proyecto.

La verdad es que no deja de sorprenderme la poca previsión que tienen, porque hace poco más de un mes que la adjudicaron y unos cinco meses que la licitaron. Me gustaría saber que debe estar pasando por las cabezas de la gente de las UTES a las que se la adjudicaron, que tenían que comenzar a trabajar el mes que viene en los trabajos previos de la obra.

Se vienen tiempos difíciles y en una cosa que ha dicho el ministro en la intervención de hoy estoy de acuerdo: “Ya nada será como antes”.

Pego el texto del artículo publicado por elPeriódico.com aparecido hace unas horas:

Todas las obras de infraestructuras programadas por el Ministerio de Fomento sufrirán un retraso de al menos un año como consecuencia del recorte de inversión contemplado en el plan de austeridad del Gobierno. Así lo ha anunciado hoy el ministro José Blanco en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados. La obra de la estación del AVE de la Sagrera, en Barcelona, será, con toda probabilidad, una de las afectadas.

Al margen de este recorte de inversiones, Blanco también ha anunciado un ajuste de los gastos de gestión del ministerio con el recorte de gastos corrientes, la rebaja de los salarios de los directivos y la eliminación de 738 altos cargos. En total, este plan supondrá un ahorro adicional de 1.200 millones.

El retraso de las obras afectará a todas las comunidades autónomas, si bien hasta la semana que viene no se conocerá con detalle los proyectos de cada autonomía que sufrirán dichos retrasos. En total, el plan de ajuste de la inversión supondrá una reducción de 6.400 millones de euros entre el 2010 y el 2011. Este año se recortarán como mínimo 3.200 millones y el próximo, la cantidad “previsiblemente” no será inferior.

Replantemiento a 4 años vista

Los recortes afectarán básicamente a las obras de carreteras y de ferrocarril ya licitadas. Blanco ha señalado que solo se salvarán del recorte aquellas obras que puedan incluirse en el plan extraordinario de inversión público-privada de 17.000 millones de euros.

El ministro ha admitido que el recorte obliga al Gobierno a replantearse todo el programa de inversión pública para los próximos cuatro años, “reprogramando la mayoría de las inversiones y reconsiderando las que no son imprescindibles”.
Así, se pospondrán las nuevas licitaciones, se demorarán los plazos, se suspenderán temporalmente actuaciones e incluso se anularán contratos en ejecución.

Colaboración con el sector privado

Blanco ha insistido en que se “van a priorizar” aquellas estructuras que sean necesarias, porque antes de “construir más, debemos ser capaces de sacar mejor rendimiento a las que tenemos”.

Una de las fórmulas para avanzar en las obras en ferrocarriles y carreteras será la colaboración público-privada. “Tendremos que colaborar con el sector privado para canalizar más recursos”, ha explicado el ministro, que ha avanzado que España deberá cambiar el modelo utilizado hasta ahora en el que las infraestructuras las financiaba el conjunto de ciudadanos, fueran o no usuarios.

“Nos encontramos en un momento en el que debe prevalecer la racionalidad y la austeridad”, ha subrayado. “El nivel de inversiones que ha tenido España hasta ahora ya no se puede mantener”, ha insistido el titular de Fomento, para quien “ya nada será como antes”.

Ahorro en personal

Además, el Ministerio de Fomento prevé ahorrar 1.200 millones de euros con la aplicación de su propio plan de austeridad, que incluye la reducción de un 15% de los gastos corrientes (ahorro de 560 millones) y de un 8% para las entidades y empresas dependientes del Grupo Fomento.

Igualmente, el plan contempla un ahorro en gastos de personal de 638 millones de euros. En este caso, se trata de un ahorro adicional al previsto con el recorte del 5% en el sueldo de los funcionarios y del 15% en altos cargos.

En concreto, Fomento rebajará los sueldos entre un 10 y un 15% a sus directivos. Eliminará 369 puestos de consejeros y directivos de empresas adscritas a Fomento, cosa que supondrá un ahorro de 20 millones de euros y suprimirá 45 puestos directivos del ministerio (un 20% menos de personal de dirección). Igualmente, el ministro ha decidido que los consejos de administración de las empresas de Fomento no podrán tener más de 15 miembros, lo que implica la supresión de 324 puestos (un 36,5% menos). En total, una reducción de 738 altos cargos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s